lunes, 1 de septiembre de 2008

Anton perdió el Control



FICHA TÉCNICA: "Control"(Reino Unido- EUA-Australia-Japón, 2007)


Director: Anton Corbijn


Actores: Sam Riley, Samantha Morton, Alexandra Maria Lara, Joe Anderson


Guión: Matt Greenhalgh


Fotografía: Martin Ruhe


Duración: 121 min.
Evexus tuvo el privilegio de ver de forma gratutita una película que hace tiempo publicamos en el blog adelantando el trailer.Ese festín inicial nos daba un panorama de lo que podría ser y no fué de una película que filmada hace unos años atrás hubiera sido mejor recibida, es acaso hoy en día ¿un presente sin sorpresas?. Particularmente me asombran las letras tristes de "Interpol" o la historia de su vocalista, pero la vida del talentoso Ian Curtis tal vez no me llamó demasiado la atención, es un joven desgarbado y lindo que vive en un pueblo gris y apagado dónde no pasa nada y lo único interesante que hacer es tomar el té con jubiladas para robarles sus medicamentos y volar un rato...Ian tenía la pureza de un poeta dulce y sin igual y así enamoró a Deborah, sin tener nada en común.Si uno sabe un poco de la vida jamás se casaría con alguien que adora dónde nació cuando tu meta más grande es huir a pasos gigantes de allí, sin embargo Ian hace caso omiso y se casan tan jóvenes...






Sam Riley es lo mejor de ésta película teñida de la mirada subjetiva de la viuda y su sufrimiento por el engaño, acaso ¿no se daba cuenta que onda tenía su marido?, debía exprezarse de alguna forma, iba ser escritor, cantante, compositor, y ese nuevo mundo lo seduciría si no existen bases sólidas de gustos en común e intereses equivalentes.Queda claro que gracias al apoyo de Deborah, Ian llegó a grabar junto a Joy Division su primer disco lo que la hace acreedora del derecho a contar su versión de los hechos en su libro "Touching from a distance" y sacar rédito post- mortem de su querido marido. Cómo decía, Sam realiza una excelente interpretación, única y profunda del cantante del baile extraño, y se ve también a Samantha Morton realizar su mejor parte dando vida a esa niña mujer, sin gracia, sosa que no tiene metas salvo perseguir a su esposo en dónde sea, pero nunca tan formidable cómo en "Sweet and lowdown" acompañando al fantástico Sean Penn en la obra de Woody Allen.

Es por eso que esperábamos más del fotógrafo holandés, salvo lindas imágenes de Ian cantando, bailando, sudando en primer plano, más del dolor interno de Ian, su miedo a la enfermedad, su lírica deprimente, su adolescencia perdida en una rápida desición de formar una familia, en ese estilo inglés que todo lo envuelve de niebla, de tonos grises, de pena...Anton perdió el Control de una película que pudo ser mucho más grande que la leyenda del propio Curtis.

No hay comentarios: