lunes, 5 de enero de 2009

Sueños de príncipes del pasado...












Me gusta The Cure, es una banda que ha logrado que uno realice críticas a sus discos,a la estética actual de los miembros o su poca participación en eventos, entrevistas y recitales, pero está excenta de todos los males y aprueba todas las metas.
Sin embargo ya pasando un tiempo considerable de su última creación estimo conveniente dar un panorama con la mirada de Evexus a 4:13 Dream: "Vos tenes lo que yo quiero", afirma Robert Smith sobre gruesas enredaderas de guitarra en "The Real Snow White" mientras su pálido canto finalmente colapsa y se vuelve un largo y descendente alarido. Es un clásico Smith inconsolable, pero con una nueva mirada. A punto de cumplir 50 y liderando una versión extremadamente glam de The Cure con dos guitarras, en los viscerales loops de riffs y ecos devoradores de 4:13 Dream, Smith ya no suena tanto como un príncipe enfermo de amor, sino más bien como Roger Waters en Animals, de "Pink Floyd": un vengador de mediana edad. Acá no hay nada parecido a los saltitos lánguidos del The Cure de finales de los 80. La obertura de guitarra en "Underneath the Stars" está más cerca de un Neil Young eléctrico que de una oscuridad extraña. "The Scream" no tiene nada pegadizo, sólo oleadas de suciedad y la aullante furia de Smith. En "It’s Over", sus sueños se acaban con la habitual derrota, por supuesto. Pero, en el camino hacia eso, la furia es su único alivio.



La madurez los atrapa y los hace mejores, y serán sus viejos fans quién mejor entiendan ésta etapa, los nuevos oyentes descubrirán que por ejemplo el cantante de ésta banda es el génesis de toda la estética que Tim Burton creó en cine, que es un anti - Holllywood, de dónde fué tan tentado y que son esperados desde hace ya milenios por los fans chilenos que estaban lamentablemente bajo un régimen facho cuando estuvieron en Latinoamérica en los
80 ´s y que no se permitió su entrada.
Robert está irreconocible ya, uno lo ve y recuerda muchas cosas, lo mismo pasa con otros stars que no están 100% con el estilismo, pero se la banca, de negro y gordito detrás de su guitarra transpira historia y tiene junto a sus colegas de banda el permiso por que pasaron de ser príncipes a ser reyes del rock mundial y talentos únicos que inspiran más y más a toda banda que priorice arte sobre negocio.

No hay comentarios: