domingo, 18 de enero de 2009

2009 Odisea Indie Espacial

Poco a poco los irán descubriendo y muchos ya los conocen, son las bandas que asoman como las sorpresas de éste año que comienza.Provienen de Inglaterra y Estados Unidos y están bajo el ojo atento de críticos y demás músicos que los tentaran para ser teloneros de sus shows, aquí el terceto que EVEXUS está escuchando:
White Lies: "British Power"
Son los niños mimados de fin de año, fichados para una gira de la revista NME junto a "Glasvegas" y Friendly Fires, MTV también los ha nombrado “banda a seguir”.Los "White Lies" son británicos y llevan un par de años funcionando. En 2006 grabaron dos singles bajo el nombre de "Fear of Flying", con la producción de Stephen Street (Morrissey, Blur, Cranberries), pero en 2007 decidieron pasar a llamarse "Mentiras Blancas" y apostar por un sonido más oscuro. Este año han tocado en festivales tan importantes como Reading / Leeds.Su disco debut se llama"To Lose My Love". Sus singles son "Unfinished Business", "Death", de la que han grabado un remix "Crystal Castles" que puede escucharse en el MySpace, y "To Lose My Life". Aunque ellos dicen que su principal influencia es "Talking Heads", quizá recuerden más a "Joy Division", "Interpol", "The National "y los mismos "Glasvegas". En estética entrando a su página impecable notaran rápidamente que siguen el camino que "Interpol" marcó a los nuevos en ésta industria, fotos de animales disecados, la banda elegante en blanco/negro en pose intelectual prevalecen en la onda de ésta nueva banda que ya está dando que hablar.

The Dodos: "Indie en las calles de San Francisco"
Es un grupo de músicos experimentales y se clasifican como Psych Folk o Noise Rock, es difícil definir el sonido de ellos ya que en cada álbum experimentan con diversas corrientes e ideas, tales como las escenas "New Weird America" o "Freak Folk"."The Dodos" se formaron por accidente. Meric Long había estado escribiendo y publicando canciones en solitario en formato trobador acústico, al tiempo que estudiaba percusión en la Universidad, al cabo de un tiempo contactó con Logan Kroeber -un artista de los que hay tantos en la costa oeste en general y en San Francisco en particular- que también estaba metido en percusión y decidieron empezar a tocar juntos. Sus discos son “Beware Of The Maniacs” editado en su propio sello y “Visiter” en French Kiss, el sello de Les Savy Fav y The Hold Steady. Hacía tiempo que no me topaba con un grupo que me hiciera bailar y silbar a la vez. De la misma manera que hacía mucho tiempo que no encontraba un disco tan lleno de CANCIONES como las que van desfilando por “Visiter”: una detrás de otra. Una te gusta porque tiene aquella mandolina suave y porque en el estribillo entra una trompeta que le da un aire melodramático irresistible; la otra porque tiene aquel final apoteósico en el que Long se tira el guitarreo y la progresión va galopando hacia el delirio.Conviertete en fan y no lo lamentarás.

Fleet Foxes: "Seattle no es solo grunge"
Musicalmente estén cercanos a los "Band Of Horses" pero más acústicos. La suma de esa genialidad vocal y su capacidad para escribir canciones emocionantes, sencillas en apariencia pero producidas con un detalle digno de un órfebre (producidas, por cierto, por Phil Ek -Band Of Horses, The Shins, Built To Spill-), resultan una obra maravillosa, de una belleza perfecta. Canciones redondas como "White Winter Hymnal" pueden ser perfectamente disfrutables por cualquier amante del pop. La maravillosa "Drops In The River" del EP. Pero donde de verdad me emocionan más allá de lo razonable, donde me estremecen sin importar las veces que lo escuche es en el tema que cierra el LP, "Oliver James". Es, curiosamente, la canción menos arreglada del disco y quizá por eso la más sobrecogedora: "Robin Peckhold", alma del grupo, exhibe su potencia vocal con un a-capella que provoca un escalofrío instantáneo.
La portada del álbum es el cuadro "Proverbios Neerlandeses" del pintor renacentista Pieter Bruegel y seguramente no es una elección casual. Brillante cromatismo, habilidad con los claroscuros, detalles que rozan la exageración, espiritualidad, calidez… Esas características se perciben por igual en la obra del pintor flamenco y en la de estos cinco chicos de Seattle. Su folk tradicionalista está fundamentado en los discos que escuchaban en su adolescencia, la colección de discos de unos padres nacidos durante el baby-boom: Crosby, Still, Nash & Young, Dylan, Beach Boys, Simon & Garfunkel, Joni Mitchell, The Zombies… pero en él también se perciben ecos de música coral, barroquismo, world music o bandas sonoras. Nada muy fuera de los márgenes habituales. Un mix perfecto para empezar bien el año.
Todos aportan nueva energía a la reciclada escena musical, y poco a poco demostrarán su originalidad en futuros shows más consolidados, por ahora son una buena promesa que será una sólida carrera si prosiguen así.

No hay comentarios: